México, más allá de los Resorts

Mexico

Este es un artículo muy especial. Este es el primer artículo de mi primer viaje fuera de España, después de los cierres por Covid. En esta ocasión os voy a hablar de México, más allá de los resorts.

Este es el primer artículo de mi primer viaje fuera de España, después de los cierres por Covid

En este caso, mi viaje fue a Puebla. Así que os voy a hablar del México, más allá de los resorts y además, con sus monumentos y gastronomía.

Llegué justo en temporada del Chile en Nogada, su famosísimo chile que no pica. Descubrí la certeza de lo que dice mi amigo Nacho Oropeza, magnífico chef, originario de Puebla y a quien conocí en España (porque vive allí). Él tiene una misión de difundir la gastronomía de su país y lo primero que te dice es que “No toda la comida mexicana es picante”.

No toda la comida mexicana es picante.

También comí chicatanas, que son unas hormigas gorditas, que me recordaron a los «bichos bola» con los que jugaba de pequeña. Otro de los manjares estraños para mí, fueron los chapulines (que son unos saltamontes pequeñitos). Otra cosa que probé, fueron los huevos de hormiga, ¡porque yo lo pruebo todo! ¡Y resulta que estaba todo bueno! Así que, si vais por allí… no tengáis problemas en probar.

Chicatanas con guacamole
Chicatanas (hormigas) y Chapulines (saltamontes) con Guacamole

Si lo que queréis es visitar, en el México, más allá de los resorts, vais a encontrar muchos monumentos antiguos que os recordarán a España. Concretamente, en Puebla hay una cerámica típica, llamada Talavera, que recuerda mucho a la Cerámica de Manises, en Valencia.

En Puebla hay una cerámica típica, llamada Talavera, que recuerda mucho a la Cerámica de Manises, en Valencia.

Talavera
Banco de Talavera en Atlixco de las Flores
Talavera
Talavera Mexicana

Además de las reminiscencias españolas, que son muchas, también es imprescindible visitar los monumentos precolombinos. En el México, más allá de los resorts, vamos a encontrar pirámides ancestrales. En mi caso, estuve visitando la pirámide de Cholula. Por normativa covid no estaba permitida la entrada a los túneles, así que ya tengo la excusa perfecta para volver.

Vamos a encontrar pirámides ancestrales

Pirámide
Pirámide en Cholula

Lo primero que visité al llegar, fue la Catedral de Puebla, de noche. Este monumento me impresionó por ser tan parecido a tantas catedrales que tenemos en España. Además, me contaron una de tantas leyendas que explican el nombre de Puebla de los Ángeles (aunque también se llama Puebla de Zaragoza). Cuentan en el lugar, que el plano de la ciudad fue trazado por los ángeles y es por esa razón que los encontramos representados por todas partes. Los primeros que yo vi, fue en el muro que cierra la Catedral.

Ángel
Ángel de la Catedral de Puebla

Al darme la vuelta, fue cuando empecé a ver la Talavera por todos lados, sobre todo, en las fachadas de varias construcciones del centro de la ciudad. Pasear por el centro de la ciudad de noche, fue una bonita experiencia, sentí que ya había estado ahí en alguna ocasión, sorprendiéndome con cada uno de los detalles que iba descubriendo.

Sentí que ya había estado ahí en alguna ocasión

Catedral de Puebla
Catedral de Puebla de noche

Cuando fui a pasear de nuevo por el mismo lugar, me di cuenta de que el México, más allá de los resorts, tenía muchas más sorpresas para mí, ya que esas mismas calles, parecían diferentes. Además, tuve la oportunidad de poder comer en un restaurante que está frente a la Catedral, llamado Áttico 303, desde donde hay una vista impresionante.

Attico 303
Vistas desde Attico 303

También pude visitar la Biblioteca más antigua de Latinoamérica, donde me sorprendió, no sólo la arquitectura del lugar, sino los libros tan antiguos y especialmente, el olor del lugar.

Biblioteca
La Biblioteca más antigua de Latinoamérica

Otro lugar pintoresco de la ciudad es el Callejón de los Sapos, donde se puede disfrutar de todas las casas, algunas de ellas reconvertidas en pequeñas tiendecitas de artesanía, pintadas con alegres colores típicos de México.

Otro lugar pintoresco de la ciudad es el Callejón de los Sapos

Y si realmente queréis conocer el México, más allá de los resorts, no podéis dejar de probar los Esquites, que te venden en cada esquina. Como podéis ver, en México no se alimentan solo de tacos, al igual que en España no sólo comemos paella. Los esquites son una especie de sopas que te sirven en un vasito y que tiene una base de maíz, a la que se le añade de todo tipo de condimentos y lo convierten en algo riquísimo.

Esquite
Esquite con queso

También te venden en cualquier lugar lo que ellos llaman Nieve, que es un vaso con hielo picado al que le añaden un sabor y un color, convirtiéndolo en un helado de hielo.

Cuando fui a Cholula, cambié por completo el ambiente. Dejé atrás lo español para meterme de lleno en lo Precolombino. Visité un mercadillo donde podías encontrar casi cualquier cosa, pero sobre todo artesanía en forma de ropa, fulares, sombreros, cerámica, cerveza y, como no, mucha comida.

Dejé atrás lo español para meterme de lleno en lo Precolombino.

Supongo que ya os habéis dado cuenta de que lo que más me ha llamado la atención del México, más allá de los resorts, ha sido el poder disfrutar de las comidas típicas.

En Cholula, también pude disfrutar de un buen café. Y no sólo la degustación del café, sino la amable compañía de la dueña del lugar llamado Café de mi Abuelo. Es un lugar muy pequeñito, que si no conoces, quizás te pasas de largo, por eso es importante anotar la dirección antes de ir a buscarlo. Tiene toda la estructura de las casitas antiguas de los pueblos, con su patio, que ha sido decorado con ranas por todas partes y muchas plantas, lo que le dan un ambiente fresco. Venden el café y te lo muelen en el momento, con la mezcla que tú les pides. No podría ser más personalizado, ni el café, ni el servicio, ni la bonita energía que ahí se respira, haciéndote sentir en casa desde que pones un pie en su entrada.

Y no sólo la degustación del café, sino la amable compañía de la dueña del lugar llamado Café de mi Abuelo

Café de mi abuelo
Fabulosa propietaria del Café de mi Abuelo

Otro lugar que no os podéis perder es Atlixco de las Flores, además de por su arquitectura, a quienes os gustan las plantas como a mí, vais a poder disfrutar de cualquier variedad expuesta en la plaza principal. La pena es no poder llevarse ninguna…

Y el otro sitio que visité en el México, más allá de los resorts, fue la Casa de Frida de Cholula. Un lugar espectacularmente decorado y donde se come espectacularmente bien. Están especializados en asados, aunque como yo no como carne, comí camarones (para nosotros, gambas) que también estaban buenísimos.

Un lugar espectacularmente decorado y donde se come espectacularmente bien.

Casa de Frida
La Casa de Frida de Cholula

Queda claro que me quedó mucho por ver, ya que había muchos proyectos para visitar, pero finalmente no pudo ser. Esta es la mejor excusa del viajero para volver a un lugar, me queda pendiente otro viaje a México y, como siempre os digo, cuando vayáis, espero vuestros comentarios.

Un saludo desde mi ruta viajera,

Anna Fortea

www.annafortea.com